Los caminos hoy nos llevan hasta Cucha Cucha, partido de Chacabuco y a pesar de lo mucho que tengo para mostrarte, la presente edición se detiene en un punto crucial.
En nuestra recorrida pudimos divisar un hombre perdido entre tanto ladrillo. Estábamos frente a un horno ladrillero y nuestra pregunta fue... por qué no??? y entramos!!
El Hornero. Con barro como materia prima, cómo esta se transforma en ladrillo. La mano del Hombre se prepara para la labor...
Las manos se funden en la masa. En el silencio del Hombre al contacto con la Tierra, amasa su sueño y la vez, de otros hombres.
El piso, la cancha en realidad, cubierta de aserrín para que el ladrillo no se pegue ni se rompa al levantarlo.
El horno se forma apilando los ladrillos oreados sobre una base que tiene una cámara de aire con un piso de chapa en el que se colocan brasas, al igual que en las aberturas que podés ver abajo, en el suelo. La cocción se hace en varios días.
Cambio de ruta y nos vamos a Valdés, precioso pueblo del partido de 25 de Mayo en el que descubrimos su impronta, tan parecida y distinta a los demás... Prepará el mate o un buen café!!!
Estación Valdés! Activa del Ferrocarril Roca que une Constitución con Daireaux, pasando por Empalme Lobos. Ubicada entre Islas y Mosconi, fue inaugurada en 1898 y hoy en día presta un servicio diario, ida hacia Constitución muy temprano y regreso muy tarde...
El nomenclador, casi escondido tras un árbol...
El viejo depósito. Altivo y bien en pie, en el viejo galpón funciona un aserradero.
El día que estuvimos en Valdés, justo era el Dia del Bombero. En nuestra recorrida por el pueblo escuchamos las sirenas, frenéticas y a todo vapor la autobomba hacía su paso por las callecitas con la enorme alegría de festejar su día...
Postales de Valdés.
Este es uno de los dos Clubes que funcionaron en el pueblo. Era el Club de la Federacipon Agraria.
Reliquias que funcionan!!!!! Ubicados en la esquina que supo ser la Cooperativa y hoy es una flamante Ferretería.
Y la Capilla... qué belleza!!!!!!